Cuidado con el pan

Con este plato, con esta maravillosa salsa, tenemos que tener mucho cuidado con el pan. Debemos tener en cuenta que esta salsa está hecha, sobre todo de aceite, y llena mucho. Con unos buenos lomos de bacalao, aceite, ajo, guindilla y sal nos cascamos este plato de competición. Una de las mejores formas de comer el bacalao, al pil pil.

Ya os he dicho los ingredientes y para cocinarlo necesitamos cualquier recipiente bajo, sartén, cazuela, tartera, etc. También hay que contar con uno o dos platos para retirar los ingredientes antes de volver a incorporarlos tras hacer la salsa.

Yo, hoy lo he hecho todo en una sartén, utilizando de apoyo el mismo plato en el que tenía los lomos de bacalao y un platillo para los ajos y guindillas. También he usado media botellita de Lidia, un vino blanco de la variedad Chardonay que es pura fruta tropical arropada por una mezcla de barricas de roble francés y americano. Ligero, sabroso, es el ingrediente especial para que el cocinero esté en su salsa. ¡Vamos a allá!

DSC_0143

 

Comenzamos friendo cuatro dientes de ajo pelados y dos trozos de guindilla. La guindilla al gusto, esta que he utilizado ya sabía que no picaba apenas. ¡Por cierto! voy a preparar dos raciones. Tras freir los ajos y las guindillas en aceite de oliva virgen, retiramos de la sartén para poner el bacalao en el mismo aceite. Yo frío primero los ajos hasta dorarlos y los retiro antes de freir la guindilla, que se hace enseguida.

DSC_0147

 

El bacalao se pone primero con la piel hacia abajo y veréis como enseguida empieza a soltar su grasa, haciendo una espumita alrededor de los trozos. Lo tenemos que tener cuatro minutos por cada lado; como sabréis esto del tiempo es aproximado, depende del grosor de los lomos, de la temperatura del aceite, de nuestro gusto de punto. En fin, que al gusto, como siempre. Éste es un buen momento para brindar por el buen resultado del plato, mientras miramos como se hace el bacalao. ¡Qué bueno está el blanquito!

DSC_0146

 

Tras pasar el bacalao por los dos lados vamos con el momento mágico del pil pil. Yo aparto la sartén del fuego y dejo que se temple, que no esté como para freir nada. Entonces cojo un   colador pequeño y comienzo a dar vueltas con él al aceite en el que se ha vertido la grasa del bacalao. Primero lo hago en un lado de la sartén, inclinándola para que la mayor parte vaya hacia el otro y pueda trabajar con un parte de ella, y voy incorporando el resto conforme liga. El resultado sorprende, rápidamente se forma la emulsión con ese color amarillo brillante tan característico.

DSC_0148

Este resultado merece otro brindis por el cocinero. Ya solo nos queda montar el plato y calentar.

Se suele emplatar poniendo un lomo en el centro del plato y napando (cubriendo) de salsa con una cuchara, terminando de decorar con los ajos y las guindillas.

Hoy como estamos solos lo voy a sacar en la misma sartén. Pondré los lomos en el centro y los ajos y las guindillas encima, decorando. A mí me gusta ver el bacalao brillar y con esas lascas a punto de separarse tan apetitosas.

DSC_0150

 Espero que os haya resultado fácil, por que gustar, si os gusta el bacalao ya se que os vais a chupar los dedos. Y… lo dicho, ¡cuidado con el pan! (y con el vino)

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “Cuidado con el pan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s