Dos vidas

Haypecas-y-pap dos vidas en cada uno de nosotros. Una la emocional, la que vivimos acelerados, por fervor o por imposición, pero acelerados. Tiene que ver con nuestro trabajo, con nuestras obligaciones, las que nos imponen o las que nos imponemos. Tiene que ver con el subsistir, con hacer las cosas, con el abastecimiento, con el mejorar. Y la otra es la pausada, la reflexiva, la a veces melancólica, la de los recuerdos, la de las añoranzas, la de las ilusiones, la de las emociones. Hay veces que la vida parece que se para y te da tiempo para pensar. Y esos ratos merece la pena recortarlos y meterlos en un tarro de cristal, ponerles la fecha, y releerlos más adelante. En esos ratos puedes recapacitar sobre tu caminar. Sobre los que vas dejando de lado y lo que vas manteniendo en las alforjas. Sobre lo que te enseñaron y lo que enseñas. Sobre lo que quieres de verdad y lo que tienes. Sobre tus mentiras. Sobre tus traiciones.

Esta sociedad inhumana ha convertido nuestro corazón en un ser, generalmente extraño, que vive dentro de nosotros y que solo se manifiesta en los ratos en los que abrimos la puerta a nuestra segunda vida, a la de verdad. Mientras tanto es una máquina de empuje y fuerza. Una de sus funciones. Pero la buena, aquella para la que vive, no la vemos hasta que nos duele. Tenemos que sentarnos delante de nosotros mismos, desprovistos de todo interés, una tarde de otoño es un buen momento, una canción que nos guste acompaña bien, y dejarle protestar. Que suelte todo lo que va a cumulando. Que nos tire a la cara lo mezquinos que somos, unas veces en aras del bienestar, otras llevados por las costumbres sociales, otras sin ningún sentido. Que nos retuerza de pena al recordar las faltas, las ausencias, los desprecios. Que sea nuestra conciencia, que lo es, y que grite con dolor hasta hacernos recapacitar. Recapacitar y darnos cuenta que vale más una emoción que un billete, que una sonrisa tiene más fuerza que un puñetazo, que una llamada es más importante que mil intenciones. Que queremos, que sentimos, que reímos, que lloramos, y que somos. Por encima de todo somos.

Una tarde de otoño me hace pensar que hace muchas tardes que no pienso, que corro, que vivo en la primera vida, y que aunque procurando parar en algunas islas, mi barco va muy deprisa. Dejo muchas cosas atrás. Y no me gusta.

Mi amiga Pecas, una gata, viene a ponerse entre mi portátil y yo, y me da con su cabeza en mi bigote. Insiste, por que yo estoy trabajando y no quiero que me distraiga. y ella me dice: “venga tonto que esto relaja” Y empiezo a hacerle fiestas mientras ella comienza con un ronroneo que me evade.  Creo que ella está en la onda de mi corazón, y me saca de una vida feroz para llevarme a la otra. Donde una caricia, con ruido, apaga el volcán.

Colores

El sol y el viento en la cara, el monte encendido, los prados de un verde intenso, y una preciosa canción.

Esta mañana paseaba en moto por el valle, despacio, como a mi me gusta, sintiendo el sol y el aire fresco limpiar la semana pasada. Llenando el otoño mi mente de resortes para otro ciclo, disfrutando de un trocito de libertad montado en un ronroneo, como en un gato gordo.

Y me fijé en los colores. Decimos que la primavera es la estación colorida por excelencia, pero los colores del otoño son incontestables. Los colores del otoño se han curtido durante todo el verano, y  se han ganado a fuego su brillantez. Colores por todas partes. Suerte de un cielo azul salpicado de nubes blancas, de verde intenso los prados sobre la mojada y negra tierra. Y árboles; robles, hayas, castaños, enormes y pequeños notarios de las estaciones que gritan su despedida hasta pasado el invierno, ahora muestran todo lo que han acumulado durante el estío. Verde, amarillo, rojo, azul, blanco … , colores. Saltó Donovan en mi cabeza con su canción “Colours”. Y no me la pude, ni quise, quitar.

Volviendo a casa, gritando contra el viento la canción, emocionado, mientras me miraban los terneros y potros que pastaban tranquilos, al sol, me han entrado ganas de agradecer lo que estaba viviendo. Agradecer por todo, hasta por los problemas. Agradecer por sentir, por apreciar, por disfrutar. Agradecer por las fuerzas que iba cogiendo, por la importancia del sentimiento, por encontrar la ilusión en la naturaleza, que siempre está.

Efímero el momento, seguro, pero el recuerdo queda y siempre es bueno tener un buen puerto donde recalar.